Descargar

criterios de calidad

En los centros de producción de Alemania de la empresa

SUNSET en Löbichau (Gera), se

fabrican módulos fotovoltaicos policristalinos

y monocristalinos con maquinaria alemana

moderna que no contamina el medio

ambiente.

La producción, que incorpora los últimos

avances de la tecnología policristalina y

monocristalina puede alcanzar una elevada

capacidad gracias a 3 turnos de trabajo

programados.

Esta producción, que incorpora los últimos avances

de la tecnología, ha sido configurada para ser

medioambientalmente sostenible y sin emisiones

de CO2 a fin de contribuir de manera decisiva a la

conservación de la naturaleza del país. Gracias a la

aplicación de la más moderna tecnología de ensayo,

se producen una serie de módulos de la más alta

calidad y eficacia, garantizando al mismo tiempo la

capacidad de rendimiento.

Calidad

A petición del cliente, ponemos el acento en obtener

un producto cualitativamente impecable en cuanto

a su valor de producción, conforme a los estándares

de calidad alemanes relativos a la manufactura y a la

capacidad de rendimiento. Esto se refleja igualmente

en la garantía de producto de 5 años suministrada

por SUNSET (prescripción legal: 2 años). En el caso

de nuestra empresa, „25 años de garantía de rendimiento“

no es un abstracto eslogan de marketing.

Fabricación

Conforme a

üDIN EN ISO 9001:2008

üISO 14001:2004 + Cor 1:2009

üBS OHSAS 18001:2007

Certificación de producto:

üIEC/EN 61215 :2005

üIEC/EN 61730-1:2004

üIEC/EN 61730-2:2004

Módulos no emisores de CO2

Fabricado en Alemania

SUNSET cuenta con una amplia gama de sistemas conectados a la red. Podemos ofrecerle el sistema de rendimiento optimizado apropiado para todas las aplicaciones posibles. Los generadores solares están divididos en 3 tipos de células: monocristalino, policristalino y amorfo.

 

La célula solar monocristalina

Para producir células de silicio monocristalino se precisa un material simiconductor de alta pureza. De la colada de silicio se extraen bastones monocristalinos que después son cortados en discos finos. Este costoso proceso de producción garantiza un grado de eficacia relativamente alto.
Además, los módulos solares monocristalinos presentan una elevada estabilidad a largo plazo. El rendimiento de los módulos permanece casi constante a lo largo de todo su periodo de vida útil. especialmente en zonas de luz difusa (como en caso de cielo encapotado), estos generadores solares monocristalinos suministran un aporte de energía mayor que otros materiales celulares.

 

La célula policristalina

 

La producción de células policristalinas es más económica. En este caso, el silicio fluido se funde en bloques que finalmente son cortados en discos.
Al solidificarse el material, se forman estructuras cristalinas de diferente finura. Estas estructuras diferenciadas provocan que el grado de eficacia de las células solares sea algo menor. Gracias a la forma angulosa de estas células, pueden aprovecharse mejor las superficies disponibles de los generadores solares, con lo que el grado de eficacia de los módulos solares policristalinos es casi comparable con la de silicio monocristalino. 

 

Detalle del silicio amorfo

 

Las células solares se llaman amorfas o células de capa fina, si una capa de silicio se aplica a un cristal o a otro tipo de substrato. La capa tiene un espesor de menos de 1µm (el espesor de un cabello humano es de 50-100 µm), así que los costos de producción son reducidos por si solos por los costos de materiales. Hoy, nuevas técnicas de fabricación facilitan un claro aumentación del grado de eficiencia de silicio amorfo.  Las células solares amorfas utilizan un rango diferente del espectro solar, haciéndolos rentables aún en condiciones de poca luz.  En combinación con un coeficiente de temperatura excepcionalmente bajo, se da el caso de que los rendimientos eléctricos anuales son comparables o superiores  a los de los  generadores de silicio cristalino, por supuesto dependiendo del clima donde se llevó a cabo la   instalación. Sobre todo en climas calientes las células amorfas son casi siempre la mejor solución. Debido a su color uniforme estos módulos amorfos se pueden utilizar en una amplia gama de diseños y aplicaciones interesantes.

Nuestras células innovadoras de la tecnología  Triple Junction son el resultado de investigaciones y desarollos consecuentes en la tecnología amorfa, que están siendo utilizados en nuestros generadores solares TWIN. La célula consta de tres capas individuales de material semiconductor, cada una utilizando una parte diferente del espectro solar. Estos módulos son rentables aún en condiciones de poca luz, son resistentes a la sombra y tienen un bajo coeficiente de temperatura que resulta en altos rendimientos anuales de energía.


El silicio está procesado de manera bidimensional, para permitir el uso de toda la superficie disponible. En el diseño óptico y en la integración en fachadas, la coloración adaptada del módulo y de su marco resultan en una multiplicidad de nuevas posibilidades.